martes, octubre 28, 2008

Ciudades lejanas

Una extraña sensación de familiaridad se siente siempre que visitas el centro de una ciudad, como si de un déjà vu se tratase. A pesar de las diferencias existentes, las ciudades parecen perder lentamente su propia identidad, quizás para ganar otras nuevas, o quizás ,y mucho peor, para homegeneizarse aún más. Las mismas tiendas, los mismos cafés, los mismos restaurantes de quita y pon con comida rapida inundan las pincipales calles de todas las ciudades. Cierran cines para poner H&Ms, desaparecen los antiguos cafés y aparecen Starbucks como hongos y los ultramarinos por centro comerciales con carrefours, con más e idénticas tiendas y como no, con cines que solo les falta sacar la pistola en el atraco que sufres al comprar una entrada. El modelo de ciudad compacta y humana se cambia por la ciudad extendida y desperdigada dificultando en cierta medida la convivencia y la movilidad del individuo.

Madrid a principios del s. XX

La ciudad del futuro debe de echar cierta vista al pasado y seguir un urbanismo pensado para el individuo, no solo para las constructuras, siguiendo y alcanzando el modelo de ciudad limpia, humana y con una idéntidad que identifique a sus habitantes.


Museo MARCO de Vigo. Octubre 2008

Conclusión: Dejen en paz a este alma en pena que nunca está conforme con nada de lo que le rodea y con nada de lo que hace. ¡Qué se le va hacer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario