lunes, junio 15, 2009

El sin sentido


El lenguaje de un pueblo, de un pensamiento, de una idea y de un contexto. El lenguaje de la libertad y de la represión, de una ira incontrolada por justicias o injusticias, de un anquilosamiento continuo o de un cambio feroz de perspectivas. El lenguaje de la lucha, del cambio y de la opresión. Ahora solo queda por descubrir un único lenguaje; el lenguaje de la fraternidad.